Microrrelato 56: Segundas oportunidades.

7 Jun

Llevaba varios minutos observando las pastillas en mi mano, estaba temblando y empezaba a brillar con el sudor. Inhalé profundamente y las ingerí con agua. A los pocos segundos un punzón invadía mi estómago, mis piernas empezaron a fallar y luego todo se desvaneció.
Desperté como si apenas hubiese tomado una siesta. Aunque no sentía dolor, corrí al retrete para vomitar las pastillas. Introduje mis dedos en la boca, pero solo exhalaba aire. Me puse en pie y respiré aliviado. Me asomé al espejo del lavabo, pero mi reflejo ya no estaba ahí.

Autor: El Graffo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *