Microrrelato 35: Mujermorfosis.

4 Dic

Me dice que cierre el pico, su furia crece. Quizá él ya puede ver mi transformación completa. Me he dejado crecer las uñas y a fuerza de tantos golpes un día de estos me empiezan a servir las alas. Mientras tanto limpio y escondo mis plumas.
Cualquier día me echo a volar, abro la jaula y le dejo arrumbado su beodo cielo gris que salpica de rojo con mis labios rotos. Un día que no haya tantas nubes, para ver a dónde voy. “No te calles, el silencio es cómplice” dicen en la televisión. Pero es que las aves no hablamos, al menos no su idioma.

Autor: Z McLeari
Enviado el 27/11/2015.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *