Microrrelato 29: Están entre nosotros.

1 Dic

Despertó en un lugar que desconocía: habitación amplia, gris, austera. No podía rememorar cómo llegó ahí ni cuánto tiempo había pasado desde… ¿cuál era su último recuerdo? Vestía una bata blanca, como la de los hospitales, que te dejan el culo al aire. Le dolía su costado izquierdo. Se encontró con una cicatriz de 6 centímetros. Pero le sorprendió aún más descubrir un símbolo circular con un triángulo dentro tatuado en una muñeca. De pronto imágenes atravesaron su mente: un rapto, una operación, un grupo de seres extraños; el interior de una nave.

Autor: Francisco Negrete Mendoza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *